Arkho EdicionesLiteratura latinoamericanaPrensa argentina

Entrevista al escritor de La ausencia, Samuel Rodríguez Medina

Solo es cuestión de semanas hasta conocer las historias de La ausencia de Samuel Rodríguez Medina (Arkho Ediciones, 2019). Como estamos muy ansiosos, le hemos hecho una entrevista al autor para ayudarnos con la espera.

 ¿De dónde nació la inspiración para escribir La ausencia?

En diciembre de 2017 salió en El País de España la noticia de la recuperación de los restos del Dr. Roitman. La noticia me cimbró. Vi en ello una fuerte relación con el horror de los tiempos, vi en Roitman la resistencia pero también  los efectos de la increíble maldad que nuestro continente ha padecido. En ese momento la muerte de mi padre estaba reciente y quise unirlos, traerlos a la vida, arrancarlos de la muerte unos breves instantes, convocarlos nuevamente a la vida para que nos revelaran sus secretos. La ausencia es un libro cuyos personajes padecen los efectos de la maldad que brota de nuestro tiempo; son personajes al límite, que son llevados por esta marea inquietante que experimentamos hoy y que se ven obligados a resistir, a vivir a golpes entre la tiniebla y la lucidez.

Como mexicano que vive en México, ¿por qué decidiste publicar el libro en Argentina?

Encuentro una continuidad trágica, es decir, hemos padecido lo mismo, en eso sí que no hay fronteras, los desaparecidos se multiplican por millares de Tijuana al Río de la Plata. Me siento muy hermanado con América Latina, con esa ficción llamada América Latina, que tiene sus sitios mitológicos como lo son Ciudad de México, Buenos Aires, Lima, Santiago o Montevideo, para mí son la misma ciudad con variaciones oníricas, a casi todas estas ciudades las menciono en La ausencia. En todo caso, se pueden entender como un símbolo de resistencia, ya que América Latina nació rebelde; así que, para mí, publicar en Buenos Aires es tocar un centro neurálgico de las resistencias del mundo.

¿Crees que haber vivido en Argentina te moldeó como escritor de alguna manera?

Me siento en deuda con Argentina, viví un tiempo en Buenos Aires, y por ser una ciudad abismo, como todas las megalópolis, te forma a golpes, te enseña a vivir fieramente; en mi caso sentí en carne propia las fuerzas vivas de esa ciudad ciega y milagrosa.  Sus calles me levantaban y me hundían simultáneamente. Viví en San Nicolás, frente a la 9 de Julio, desde mi piso sentía el respirar indomable de una ciudad adolorida pero increíblemente viva. Es imposible no convertirse en escritor aquí, es imposible no hundirse en la garganta de esta diosa ebria llamada Buenos Aires. También, tomé clase con profesores extraordinarios como Lucas Soares, un pensador que me puso en contacto con ideas que ahora son fundamentales para mi carrera, y con Carlos Luis, un profesor de literatura que fue alumno de Borges directamente. Ahí sentí que estaba en contacto inmediato con las mitologías porteñas.

Borges dijo que uno llega a ser grande por lo que lee más que por lo que escribe, ¿qué libros te formaron?

No podría vivir sin varios libros, no solo a nivel estético; para mí un libro vence los falsos cimientos del mundo y te permite la observación del abismo, del vacío. El profesor Luis Sáez de la Universidad de Granada, de la cual soy egresado, recorre esta senda en su libro El ocaso de occidente, asimismo, entre los libros contemporáneos en los que he realizado más claramente esta alerta civilizatoria están: El libro negro de Papini, La Peste de Camus, Ensayo sobre la ceguera de Saramago, Estrella distante de Roberto Bolaño, y en la obra de Poe y Kafka, por supuesto. La obra de Borges y de Rulfo me han hecho sentir que la civilización llegó a una cumbre de lucidez. Tampoco podría vivir sin el encanto de Stevenson o la linda locura de Oscar Wilde. La obra poética de Miguel Hernández y de Jaime Sabines me acompañan siempre. Y siempre leí con mucho agrado a los Profetas bíblicos y al Marqués de Sade.

 

Para más información sobre la publicación del libro podés seguir a @ArkhoEdiciones en Instagram y Facebook y no perderte ni una novedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *